Ni santo, ni virjen, ni angel, te salvaran del infierno

Para todos aquellos que creen en santos, vírgenes, ángeles y fantasmas: saben del ángel Rafaél, que al igual que Uriel, Miguel y Gabriel, están todos ellos mencionados en la Santa Biblia, sino fuese así, tu no supieras de ellos, ¿verdad?

El Apóstol Juan en su libro de las revelaciones, (APOCALIPSIS 22:8-), quiso arrodillarse ante un ángel y éste le advirtió que no lo haga, que los ángeles son también servidores de Dios, como lo somos también nosotros los hombres en la tierra, ni ellos son mayores a nosotros, ni nosotros a ellos. LEAN LA BIBLIA.

Tengan cuidado de lo que hacen ustedes al adorar a vírgenes que no son vírgenes, o que fueron vírgenes, santos que no son santos, o que fueron santos, ángeles o fantasmas, por que la eregía del hombre es castigada con el fuego eterno. Y si bien a la gente le gusta mucho imaginar cosas y seguir falsas doctrinas, solo la Santa Biblia nos aclara, qué y a quién, si debemos seguir para alcanzar el galardón final que es, la vida eterna.

Solo Yeshua, Jesús de Nazareth, solo él es el verdadero camino, la verdad y la vida eterna, y quien siga a otros santos, otros dioses, vírgenes u otros caminos, jamás encontrarán la puerta de entrada al reino de Dios.

Busca siempre tus respuestas en la Santa Biblia, en la mente de Cristo, no en escritos ni imaginaciones de hombres, por que los hombres no pueden salvarse ni siquiera ellos mismos.

Solo Cristo Jesús, nadie más que él, te muestra el camino, te dice la verdad, y te encamina para que con confianza tu mismo camines ese camino para tu propia salvación, él y solo él te lleva finalmente a la vida eterna.

Al final de cuentas, si sigues con cuidado las instrucciones dadas por Jesús el Cristo, tu salvación pasa de tus propias manos, a las manos de Cristo Jesús. No a las manos de los curas Católicos, ni a las manos de los Mormones, ni a las manos de los Testigos de Jehová, ni a las manos de ninguna religión, secta, persona o grupo religioso en este mundo, ni siquiera a tus propias manos, sino única y exclusivamente, a las manos de Cristo.

En ninguna parte podrás encontrar tu salvación, que no sea solamente en las manos de Jesús el Cristo. Confía plenamente en él. Tu alma es de tu sola y única responsabilidad que tienes que salvar. Nadie más que tu mismo puedes decidir salvarte, y Jesús lo hará “solamente si tu lo permites”. No adores a santos, ni a vírgenes, ni a ángeles ni a arcángeles, por que Dios lo prohíbe rotundamente, ora a Dios Padre, por que si hay un solo Dios, el único, fuerte, celoso y verdadero, y hazlo asi por que él aborrece además a todos los que no lo hacen.

Busca todas las respuestas a tu salvación tu mismo, en la Santa Biblia.

Mas información sobre tu salvación en: http://daprose.net/yeshua

Leer: Apocalípsis 22:8-

LA IDOLATRÍA Y LA CREENCIA EN FALSOS DIOSES ES CASTIGADA CON EL FUEGO ETERNO.

Propcesion de la Virgen del Cisne
Propcesion de la Virgen del Cisne

Deja un comentario